miércoles, octubre 05, 2005

Mi Paso Preferido


El hombre, durante su instante de historia, ha realizado variados e importantes avances en la consecución de cultura. Algunos de estos avances han sido repetidos por culturas independientes una de otras, pero que han convergido en la consecución de la destreza.
En la escalera evolutiva, hay peldaños que considero claves; tanto, que sin ellos seríamos otra cosa, pero nunca quienes somos hoy día. Por ejemplo, uno de esos peldaños "humanizadores" es el consumo de carne, específicamente la carne asada al fuego, en una maravillosa simbiosis entre algo inmaterial como el fuego "domesticado" y algo tan animal, tan instintivo, como una pieza de caza. Otro peldaño es la elaboración de utensilios de piedra. Ambos ejemplos lo son de peldaños utilitarios, pues su funcionabilidad no admite discusión.

En lo personal, hay un peldaño que me parece fascinante, como lo sería el diamante perfecto a los ojos de un tasador de gemas: el arte rupestre.

El arte rupestre es un salto a la abstracción, al futuro. Con y en él, el mago-artista anticipaba el clímax del momento en el cual el cazador paleolítico toparía con su presa; podía cargar en su corazón la pieza antes que en sus hombros. Planificaba los peligros en su poderoso cerebro, antes de que estos se presentasen ante sus narices.
No fue un paso utilitario en el sentido estricto de la evolución cultural; pero fue un salto, un enorme salto necesario. Y lo digo lteralmente. El cerebro desatado del hombre prehistórico necesitaba del arte, de la previsión de futuro, de ese telescopio que mira desde y hacia dentro y proyecta luz más allá de las estrellas.

Ningún pintor ha superado el arte rupestre, en el cual la simbología, la abstracción y los sueños, quedaron plasmados en la piedra fría y dura de nuestro pasado por un artista que, quizás, pudo asomarse a la esquina del tiempo, y mirarse a sí mismo en nuestros ojos del siglo XXI.

6 comentarios:

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

No sé por qué, pero por un momento me sentí sentadito en el 2do. “A” de aquel colegio.
Tiempo que ha pasado desde entonces, no?

Ximena dijo...

Altamira, Lascaux... Museo Vaticano Y Louvre de la prehistoria, respectivamente.

agustin barrios dijo...

Impresión. Tremendo post, y un coño que comenta alguien. Mejor escribe de sexo o insulta a alguien, pana Prote. Y pon títulos algo así como: "Sexo en la mesa y que nadie sepa". O cambia de sexo tu blog, ponlo rosadito con una foto de una tipa podría de buena con siliconas, y te caerán machos y machas como moscas. Esta vaina da pena, aquí. La cultura ofende, chamo.

Anónimo dijo...

RR:
Coincido con Agustín Barrios. El tema de Altamira y el origen del arte y la abstracción del ser humano es más interesante que cualquier tontería. El "paso preferido" es muy importante y yo esperaba una mayor interacción de tus amigos blogueros. Sin esos cavernícolas que crearon el Arte, no seríamos gente, ni hubieran existido Fidias, Paxíteles, Miguel Angel, Leonardo ni toda esa pléyade.
AQ

Da Silva dijo...

Señor protheus: suministre usted un pase vitalicio a El Vainero, a Silmariat y, especialmente, a AQ y Agustín Barrios. Usted hace posts magistrales, me encantan. Y ellos comentan que da gusto. Son inteligentes, sin afán de protagonismo y muy agudos. Dos pulgares arriba por todos.
Yo soy M. Da Silva, docente jubilado.

Edén del Vainero Psicosocial. dijo...

Ciertamente Protheus, hemos pecado de humanos y tal como han manifestado los punzantes comentaristas anteriores, hemos dejado pasar este interesante post tuyo por enfocarnos en aspectos más mundanos (aunque no menos importantes para algunos)...

Concuerdo, ese atributo humano como pensantes, han encaminado a la humanidad, desde el origen de las civilizaciones, a prever. El arte y la ciencia han constituido siempre una simbiosis de intelecto. Unidos son un arma y un don, en pro de esa evolución.

Evolución que, si tomamos tu post, puede evidenciarse analizando el arte rupestre, y así, luego analizar un poco los frescos de la Capilla Sixtina.

Vasto tema. Sin duda, para mucho.

Saludos.