domingo, septiembre 11, 2005

La Brisa de la Muerte.



Lo recuerdo como si fuera ayer.

Mi amigo, con marcado acento de su Cuba natal, me hizo esperar cuatro largos días antes de llevarme a conocerlo, dando excusa tras excusa. De pronto, un Sábado, tomamos un autobús azul y blanco, nos sentamos en sus incomodísimos asientos de rojo vinilo y, en algún punto de la Av. Bolívar, nos bajamos, él sonriente, yo ansioso.

No recuerdo bien a la persona a la cual conocí, a pesar de ser un personaje inusual. No me estrechó la mano, en vez de ello, en ademán rígido, inclinó hacia delante un poco su cuerpo, usando como bisagra sus caderas. Acto seguido, sin hablar, nos condujo por un salón vacío hasta el fondo. abrió las puertas de un armario y sacó de él un estuche de madera de poco más de un metro de largo.

A partir de allí, inició un rito sublime, con un cántico gutural, mientras iba destapando el estuche y luego sacando de sus capas de tela un objeto levemente curvo y alargado.

"Lo que se forja en el fuego, es alquimia, ya sea en un horno ó en la estufa de una cocinera", dijo Paracelso, el charlatán; Paracelso, el sabio.

A media luz, pude ver el mango de la katana, adornado con dos cordones con ideogramas grabados y borlas. La extraña figura no tocó la empuñadura, sino que deslizó suavemente la última capa de tela, y un brillo maligno, en oleadas, recorrió la penumbra.

Miguel Angel Buonarroti, ya lo había compuesto:

"Es con fuego que el herrero al metal domina

para darle bella forma, la imagen de su mente"

De pronto, en un gesto que me sobresaltó por lo lento del ritual anterior, el hombre se giró hacia mí y me ofreció el mango límpido y largo de la katana, mientras un caleidoscopio estallaba en las paredes del lugar, por el reflejo en la hoja del arma de la luz del Sol.

Estuve un momento inmóvil, indeciso; pero luego, con ambas manos, tomé la espada. Enseguida sentí su peso y su poder.

El mineral de hierro empezó a ser utilizado bajo su forma de más fácil consecución, el hierro meteorítico. De allí que, etimológicamente, venga del vocativo sumerio que significa "metal del cielo". Hay evidencia del uso del mineral metalífero hace unos 2500 años, proveniente de una herramienta atrapada en una pirámide. Hacia 1500 a.C., los hititas lo usaban como parte de su vida cotidiana. Pero la espada japonesa no se forjó del hierro, transformándolo en acero, hasta el 800d.C.

Cuando, a prudente distancia de los demás, tracé un rápido arco en el aire con la espada, escuché un leve silbido, un sonido que más nunca he vuelto a percibir. El hombre dijo unas palabras en un idioma que no entendí.

El fabricante de espadas, llamado Getsu, más famoso, es, sin lugar a dudas, Masamune, quien en el siglo XIII perfeccionó su arte para rechazar las avanzadas mogoles contra el Japón. Desde entonces, el ritual de fabricación de la katana ha pasado de maestro a alumno por muchos cientos de años, y quien las forja recibe el título, otorgado por el Emperador, de "Monumento Cultural Viviente". El proceso de elaboración es un ritual largo, místico, donde se hace una aleación de hierro con menos del 1% de carbón. El Getsu debe doblar cuidadosamente el lingote de metal - mientras lo callienta a unos 1500ºC- unas 15 veces, lo cual da unos treinta mil estratos (!!!); cada estrato intenta combinar magistralmente dos cualidades opuestas: la flexibilidad del caucho, con la dureza del vidrio. Así, la espada es muy dura en su punta y, al enfriarse con arcilla, presenta cristales de acero pequeños y dentados en su borde cortante, con grandes y flexibles cristales en el centro.

"El fuego de Aura Mazda es la luz que no se extingue.

Satain luchará siempre, pero la luz perdura mientras un justo

llegue al bien, más allá del dolor y del miedo"

Esto lo decían los adoradores del antiguo dios de la luz.

"La brisa de la muerte", me tradujo el hombrecillo, mirándome sin sonreír.

Miré a mi amigo y, a pesar de la inmadurez de mis años, repliqué:

"Solo la quería conocer. Yo no mataría a nadie con una espada, ni con ninguna otra cosa"

"Eres joven aún", me espetó. Y fue la primera vez que oí hablar del Tao. "El Hombre es capaz de todo, si tiene tiempo suficiente, necesidad u ocasión"

Sin dudar, pero con respeto, invertí el agarre de la katana y la devolví a su dueño, ofreciéndole la empuñadura. Casi al pasar, noté marcas en la parte gruesa de la hoja antes de quedar deslumbrado por su brillo. El hombrecillo pareció limpiarla varias veces, una de ellas con un líquido oleoso, antes de guardarla. Al poco rato, mi amigo y yo emprendimos el regreso.

La katana no rechazó a los mogoles; lo hicieron los samurais. La katana no asesinó a nadie nunca. Mutilaciones y decapitaciones las han hecho quienes las empuñan. En algún momento de la historia, los samurais degeneraron en mercenarios de baja ralea.

Tal es la condición humana. Matamos, odiamos, tememos.

Pero algunos luchan contra eso amando, perdonando, trabajando por los demás, con altruismo y sin descanso. Vaya hasta ellos mi admiración y palabra de aliento. Hoy los siento como el brillo mágico de la katana, como el fuego que le da vida a la belleza. Allá quienes empuñen a la hermana del fénix en contra de sus semejantes...

13 comentarios:

LACARCOMA dijo...

Será pues que eres el PRIMERO de una estirpe de Hakken "redimidos"???...SUSTO!!!!

EBE dijo...

Tío, si puede llene el cuestionario que completó SS...,digo, para conocerlo un poco más.

Miss X dijo...

Excelente! Cuando mencionas el sonido de la hoja de la espada en el aire, evoqué una película, para mi gusto exquisita, que se llama "La casa de las dagas voladoras", llena de sonidos naturales y avasalladores a la vez. Si no la has visto te la recomiendo y si sí: verdad que el bosque de bambú es tan sublime como una catedral?
Feliz semana!

Hombre Lobo dijo...

Bueno, yo soy de los que piensan (digo, con respecto a la decadencia de los samurai) que no necesariamente fueron ELLOS quienes se convirtieron en mercenarios de baja ralea, sino que fue el resto del mundo el que cambió. Es decir, el código férreo por el que ellos se mantenían sencillamente se volvió obsoleto, Japón pasó a ser un imperio al más puro estilo occidental, que de repente sintió la necesidad del cambio, y en ese tipo de mundo la antigua casta de los samurai ya no tenía ningún sentido. Por eso es que son tan interesantes como figura trágica y anacrónica, y por eso han desencadenado innumerables obras de ficción, desde Kurosawa hasta la EXCELENTE "Ghost Dog" de Jim Jarmusch (por favor, evitar "El último Samurai" a toda costa.

protheus dijo...

EBE: lo llenaré, aún cuando hace mucho que dejé de perseguir sombras. Así podrás saber que tus deseos, son órdenes. Lacarcoma no sabe que, cuando era pequeño, creían que era japonés; luego crecí, y un japonés de 1,87 m. no es muy creíble por acá... me creían mestizo! Jaja.
Miss X: los mejores recuerdos de mis retiros espirituales me los traen los pinos arrullando con una nana ancestral al viento que dormía entre sus ramas... En esa Naturaleza hermosa, Dios me hablaba más claramente que con la voz de un predicador.
Lobo, El Ultimo Samurai es un bodrio horrible, un culto al ego hinchado de Cruise y la imagen del gringo WASP saves the world and fuck the girl. ¡Qué vergüenza, llamar a eso cine! A veces me siento Savonarola, y con gusto quemaría obra y protagonista en la misma pira. ¿Dónde está el chico genial de Risky Business?

Anónimo dijo...

Nos debes muchas cosas en tu blog. Te las llevamos contadas, amigo. Quedé clara con la analogía entre la katana y la responsabilidad personal. No me gustó que le dijeras a Paracelso charlatán. Me encantaron tus citas y el estilo "flashback", aunque dificulta la lectura amena.
Ximena (Mauricio, en el trabajo).

Anónimo dijo...

escribes super chévere, y tus post son todos interesantes, profundos, como dice mi papá.
Anita 2.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

La fusión del Budismo y el Shintoismo permitió la creación del Bushido -Bu: artes marciales; Shi: guerrero; Do: la Vía-, la vía del samurai. Se puede resumir esta Vía en siete principios esenciales:
1. Gi: la decisión justa en la ecuanimidad, actitud justa, la verdad. Cuando debemos morir, debemos morir.
2. Yu: la bravura teñida de heroísmo.
3. Jin: el amor universal, la benevolencia hacia la humanidad.
4. Rei: el comportamiento justo, que es un punto fundamental.
5. Makoto: la sinceridad total.
6. Melyo: el honor y la gloria.
7. Chugi: la devoción, la lealtad.

Por lo que te conozco, o creo conocerte, tú vas por ese camino y no estas tan lejos de ser un japonés.

Así que los hados nunca se equivocan.

Iroiro arigatou.

Todo lo mejor para ti.

PS: Existen japoneses altos. Tengo una amiga, Miwaka, que es un poquito más chiquita que tú.

Edén del Vainero Psicosocial. dijo...

Compinches:
¿Qué tal si aplicamos un poco de "HEIWA" y recurrimos un tantito al "ZEN"?

Yo quiero...

Besos y abrazos para los dos.

(Las letras "borrachinas" ya me tienen ladillada).

Luzardo (AKA Procer) dijo...

No son las armas; sino quien las empuñan, quienes matan.

Aunque hay armas más letales que las que se empuñan. Son peores porque no matan; sino que Apagan la Vida.

Buen post, muy conciliador.

protheus dijo...

APAGAN LA VIDA...

Sin comentarios.