martes, julio 25, 2006

Cuentos Blogueros II

Como si se tratase de un campo desolado por la guerra, cruzó la avenida Bolívar de Valencia, pasando a un lado de la construcción del Metro. Al llegar a la esquina adyacente, se introdujo en el umbral de un edificio y subió a la carrera las escaleras polvorientas y malolientes.
No sin cierto nerviosismo, el joven manipuló el manojo de llaves e introdujo la correcta en la cerradura del apartamento, abriendo la quejumbrosa puerta de un tirón.
Una vez dentro, se instaló frente a su computadora, con la ventana que ventilaba la habitación a un lado; pero nada había que mirar allá afuera. Todo su interés se centraba en la pantalla del monitor, mágico recuadro que lo transportaba a ignotas regiones y le permitía ser imposibles personajes en su mente delirante.
Ese día, sin embargo, empezó a ocurrir algo fuera de lo común.
Cuando, en medio de una animada conversación por MSN, se fue la luz del edificio, cosa muy frecuente, dada la poca capacidad del personal que manipulaba el cableado de la zona instalando el tendido eléctrico del Metro., no se sobresaltó.
El joven no tenía espejos en el apartamento; por ello dio un respingo cuando adivinó su imagen oscura en la pantalla, mirándole de frente.
Por supuesto que se veía en espejos casi a diario: en las vidrieras de las tiendas, en los espejos del baño de su trabajo, en los charcos de vidrios rotos que la garúa creaba en las aceras y que se mecían cantando a la brisa.
Pero esto era algo nuevo, aterrador y fascinante.
La imagen que devolvía el espejo mate del monitor no era él exactamente. Era más bien la personificación de su mente, ese ser inexistente que creaba a su gusto y necesidad, dependiendo con quién conversaba en ese momento. Como no usaba cámara web, su megalomanía lo llevaba a reinventarse ante cada nuevo contacto virtual. Incluso, su físico y su carácter eran moldeados en el transcurso de las conversaciones, intuitivamente.
El joven se miró, encantado. La imagen que se le devolvía era de un hombre poderoso, decidido, imponente.
Las humillaciones que sufría en su oficina, de parte de su jefe, las que recibía del dueño del edificio, se le antojaron, viéndose a sí mismo, insólitas, temerarias.
"¿Cómo se atreven, si puedo matarlos en un segundo y con una sola mano?", se preguntó, y soltó una carcajada.
Estuvo mirándose unos minutos más. Era él, no cabía duda; pero era quien siempre quiso ser. Sentía incluso esa viril seguridad de saberse irresistible para el sexo opuesto, cosa que nunca antes había vislumbrado siquiera.
Como una tromba, se paró de la silla y salió al pasillo, dejando la puerta del apartamento abierta.
Lo primero que encaró bajando las escaleras fue al dueño del edificio, quien subía pesadamente acompañado por su esposa, una mujer famélica y quejosa, que jamás miraba a nadie a los ojos y hablaba en murmullos. Encorvada en su timidez, parecía una interrogación no formulada.
El joven no miró a la mujer: apenas vio el rostro del otro hombre, se le lanzó encima, tomándolo del cuello.
La mujer presenció apenas unos segundos de la lucha antes de correr escaleras arriba, entrando en el apartamento del joven por instinto, al ser ese el escondite más cercano, y se quedó oyendo los ruidos del forcejeo hasta que solo hubo silencio.
Una vez repuesta del susto, la mujer, por algún motivo inexplicable, en vez de salir a ver el resultado de la lucha, se acercó a la pantalla del monitor apagado, y vio su reflejo en ella.
Y quedó fascinada por lo que le devolvía la negra oquedad de la pantalla.
"Soy otra. Hermosa, poderosa", pensó luego de analizar la imagen. Y, a los pocos minutos, salió del apartamento como un fénix furioso.
Relato esto como una historia porque sé que ocurrió. Soy forense de la policía, y estoy en el edificio donde la tragedia de estos asesinatos se llevó a cabo.
En estos momentos voy a dejar de escribir en mi pórtatil y asomarme, no sin reticencias, a la fría y empolvada pantalla de la computadora de ese chico que enloqueció, y ver mis demonios cara a cara.

18 comentarios:

Gre dijo...

uy de nuevo los cuentos forenses... Curioso eso de ver uno sus demonios cara a cara en la pantalla de un computador, pero es cierto creamos un mundo aparte en el MSN que somos incapaces de vivir en nuestro dia a dia real y muchas muchas cosas pasan (amores que nacen y mueren, dolor y peleas tan reales como una bofetada) quisiera ver cómo es mi alter ego virtual. Gracias por el dato de los oximoros, util porque no tenia ni idea de que esa figura se llamara asi... no se como cerrar el comment ni como despedirme asi que mejor lo dejo inconcluso.

Carlos dijo...

Entre tu y Nake me sacudieron de una pesadilla! no sabes como se lo agradezco a los dos.

Felices madrugadas!

Mar dijo...

Delante de nuestras pantallas, podemos convertirnos en lo que queramos? ¿o tan solo en lo que realmente somos, y tenemos miedo a admitir?
Supongo que delante de un ordenador, es más fácil disfrazar la verdad.
Saludos

Pagana dijo...

Hola doc.! que buen relato, de esos que no se pueden dejar de leer hasta el final :)

Yo no se si reflejaré mis demonios en este monitor... a veces puede ser... a veces mis deseos...
De cualquier forma estamos de acuerdo en que algo de mágico tiene esto.

Un abrazo querido doc.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Cuando la soledad...

Câline dijo...

Ja... recordaste mis tiempos de Miss X!!
Ha pasado mucho, muchísimo!!
Pero pienso que esa "cyber transformación" es una traición a nuestro ser verdadero. Prefiero los rostros limpios sin antifaces, ni maquillajes. Al menos yo, no tengo nada que esconder.
Un saludo con cariño.

Banco de Imágenes Gratuitas dijo...

Qué tal...

Vine como siempre a leerte y aprovecho para invitarte a festejar conmigo este 27 de Julio el Primer Aniversario de mi fotoblog y mi cumpleaños núm. 29.

No faltes, lleva refrescos o cervezas...

Ah, muchas gracias voy ahora mismo.

Saludos...

almaenamorada dijo...

El gran poder mental que posee cada persona..es asombroso!

Y..por lo que veo..mortalmente-loco..!

;)
(en ciertos casos..)

Saluditos!

CABINA AÉREA dijo...

¿ver los demonios cara a cara?...te leo y me sonrío, frente al espejo, los vidrios de los carros, las paredes de una copa...en fin

Troka dijo...

Muy bueno el cuento!!!

Con alas para volar dijo...

Saludos,

Son pocos los que no tienen un personaje fabricado, virtual o imaginario como quiera llamarsele, en el proceso de niñez a la madurez y si no se lo fabrican en ellos lo fabrican en otros, y a veces los hacemos perfectos....

Buen relato.

Mis alas estuvieron por aqui, regresaré me gusto leerte.

Adriana dijo...

¿Son sus propios demonios realmente lo que veía o sus sueños destruidos por la sociedad?

Saludos

Mariannextreme dijo...

un tierno abrazo doctor de las lineas...

AnGe!... dijo...

Por algo le di mi voto para Mister Intelectual Doc! Visitarlo siempre me enseña algo nuevo y me entretiene con sus historias.. Me quito el sombrero ante usted! ^^

Agradecida por sus comentarios positivos siempre que visita mi casita! No se imagina cuánto me alegra verlo por allá!

Beshos y cariños! ^^

P.D.: A usted si le gustan las gorditas?? (Y que conste que no es con intención de echarle los perros! Jeje!)

Naky Soto dijo...

¡Que bueno Prot! Es una paradoja, cuando te leo, te quiero leer, pero no quiero seguir leyendo para que no se termine ¡jajaja!

Pero también es paradójica esa pantalla, ¿por qué los demonios se trasmutan en belleza y poder? ¿por qué es la cotidianidad la que muestra las peores versiones estéticas? Mmmm... no sé... ¿proyección?

Un abrazo exorcizado,

azzura dijo...

Yo quiero creer en ese poder mental.. después de leerte me parece posible Protheus;)) un beso enorme

Nelson dijo...

mi querido amigo Proth... como andas..?

por ahi recibi una convocatoria ala que sin duda me daré cita con mucho gusto.

Un abrazo

Nelson

Cesar dijo...

Ya esta listo el Blog Oficial del Certamen Miss Mamita Bloguera 2006

http://missmamita.blogspot.com/