viernes, octubre 13, 2006

Historia Médica VII

La convulsión lo sorprendió antes de saltar en parapente, lo cual salvó su vida. Pero más lo sorprendió saber, días más tarde, mientras pemanecía internado en la clínica, que tenía un tumor en el lóbulo frontal de su cerebro.
A los 31 años de edad, saludable como pocos, profesional y con una gran afición a los deportes de riesgo, le parecía que la vida se había ensañado con la persona equivocada.
Sin embargo, lo peor estaba por venir.

Los médicos le habían advertido sobre posibles trastornos de personalidad, dada la ubicación de la lesión, mas nada se comparaba a lo que le ocurría: al dormir al inicio, y luego incluso despierto, empezó a tener visiones de eventos de un pasado remoto que cobraba vida y sentido en alguna parte de su mente. Soñaba con brumosas batallas marítimas, en las cuales salía herido, con huidas de aldeas incendiadas, con cacerías de animales que apenas podía distinguir, y se veía inmerso en guerras y actos de bandolerismo, y en todas esas ventanas de pasado se veía a sí mismo inmerso en la realidad del momento, como si de pronto pudiese recordar quién fue en vidas pasadas como si recordase hechos recientes.
Alucinaciones pseudo-psicóticas como manifestación paraneoplásica, le dijo el doctor, al tiempo que le lanzaba una de esas miradas tipo pobre-loco-y-yo de-mala-suerte-que-me-tocó.
Pronto tuvo un sueño que lo convenció. En medio de la batalla naval, pudo leer el nombre de la goleta a la cual él y sus compañeros atacaban: Almadia.
Una vez en el museo naval, se enteró cómo los piratas habían hundido el Almadia, una mañana de Mayo de 1787, frente a la rada de La Guayra. Cuando vio el barco que había lanzado el ataque, no tuvo dudas: lo recordaba tan bien, detalle a detalle, como si lo hubiese visto ayer.
Lo que más le desesperaba de su nueva condición es que era ciego al futuro. Solo podía ver jirones angustiantes de sus vidas pasadas, todas ligadas a aventuras y actos extremos, a los cuales siempre había sido aficionado; pero no podía ver nada de los sucesos futuros.
Pasaron los meses, la intervención quirúrgica para remover el tumor detrás de su frente no podía postergarse más.
Con la cabeza rapada entró a quirófano y conoció a su anestesiólogo. Mientras se entregaba lentamente a la inconsciencia de los agentes anestésicos, pudo leer una palabra conocida, inquietante, bordada con caractyeres antiguos en el gorro del médico que se inclinaba sobre su rostro: Almadia.

28 comentarios:

Wari dijo...

Me perdì de unas cuantas historias mèdicas :(
Eso me pasa por tomarme "blogo-vacaciones extendidas" jejejejeje
Un gran saludo Protheus!!

Câline dijo...

Genial!!

...y qué pasó? y qué pasó?...

La mente es un misterio más difícil de descifrar que el mapa de un tesoro.

Saludos Prot.

Pansy dijo...

Hola Protheus!!
Tenia tiempo sin venir ... disfrute esta lectura como siempre que vengo aqui...
Me parecio triste :-(

Un abrazote!

El loco dijo...

interesante relato
Saludos

Dicson dijo...

Saludos, mi apreciado Doc.
El tópico es excelente, como para un libro completo; lástima que lo resolviste tan corto. Ojalá tengamos oportunidad alguna vez para conversar acerca de las paradojas temporales, los inusitados y absurdos efectos de las patologías cercanas al encéfalo y el triste hecho que las personas más vivaces y alegres, en la mayoría de las veces viven con la sombra de la muerte a cuestas.

khayo dijo...

gracias por la visita ¡¡¡¡¡

es como dice usted no es facil mantener un blog pero ya creo q me estoy organizando mejor ha sido fuerte pero alli le vamos...

fue un adios precipitado pero bueno pa lante ¡¡¡¡

saludoxxxxxxx...

luego vengo con mas clama y leo tenia tiempo q no pasaba por aka

Oswaldo Aiffil dijo...

Hola Doctor Prot! Interesante historia! Me entra la duda sobre si es en el lóbulo frontal donde se ubican las películas que también se miran en las regresiones. Usted debe saber la respuesta. La historia continuará, me imagino. Un abrazo mi apreciado Doctor!

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

EXCELENTE!!!

Sencillamente EXCELENTE!!!

Todo lo mejor para ti.

PS: Creo que debo escribir -si Doña tecnología me deja- mis torpes crónicas de aeropuerto, no serán tan interesante como las tuyas, pero -me pregunto- existe en el mundo algo más parecido a un hospital o a un psiquiátrico?

Darilea dijo...

La vida y sus innumerables sorpresas.
Besitos

Khabiria dijo...

Mi estimado doctor, este interesante relato me produjo una inquietud, es científicamente demostrable la teoría de la reencarnación?
UN abrazo

Mar dijo...

Me apasionan las historias médicas, ésa me parece fantástica ;)
Te sigo Protheus.. eso siempre;)
Un besito

Jacqueline dijo...

Muy bueno, muy bueno, me quedó un sustico en el estómago.Ahora voy a estar todo el día pensando en Almadia, así soy yo, una niña muy impresionable.

Un beso de pirata.

Darilea dijo...

Muy bueno el relato.
Conplicadas callejuelas las de la mente.
Besitos.

Naky Soto dijo...

¡Ufff! ¡Brillante Prot!

¿Sabes qué le hubiese cambiado? Uno de los dos almadias, es decir: si dejaba el del barco en recordación, hubiese aprovechado la condición de la anestesia para dilatar la palabra:

"La anestesia comenzaba a surtir efecto y la enfermera le solicitó que contara en retroceso desde 100... 99, 98, ¿alm?, 97, 96, 95 ¿almad?, 94, ¿almadia?..."

¡Jejeje! ¡que buen relato Prot!

Un abrazo reencarnado,

Adriana dijo...

Recordé algunos libros de Brian Weiss... Saludos

arcana dijo...

Mi querido Protheus, el cuento fantástico se le da y muy bien. En lugar del Sr. Celoso debería ser Mr. Poe o Mr. Lovecraft. Debería ser Chéjov, como médico y escritor, pero usted y Chéjov escriben diferentes estilos.

Ahora pregunto mi buen doctor, ¿porqué un médico y escritor es tan celoso y posesivo? ¿Acaso se la ha dañado la glándula compartitiva? No tiene motivo para ser celoso. Tengo mis fans, es cierto, pero sepa ud. que el Sr. Protheus es especial para mi y ud. lo sabe bien. Como prueba, a la distancia lo único que puedo hacer es mandarle un beso dulce y un abrazo cálido, recíbalos con buen modo y disfrútelos. Namasté.

vylia dijo...

Wow, qué buen relato. Me gustó mucho. Te dejé respuesta en shuddertofeel.blogspot.com.

Un abrazo.

La Hija de Zeus dijo...

Vidas anteriores, fascinante.
Confieso que en ocasiones siento curiosidad por mis vidas anteriores..

Un abrazo

La Hija de Zeus dijo...

Vidas anteriores, fascinante.
Confieso que en ocasiones siento curiosidad por mis vidas anteriores..

Un abrazo

La Hija de Zeus dijo...

Hola Protheus... te dejé algo en mi blog, y no te preocupes con titulos de Queen o The Rolling Stones también se vale.

un abrazo

bohemiamar dijo...

Disculpa las prisas, te traigo saludos.

bohemiamar.

SiempreBuena dijo...

que angustia para ese hombre!!, a punto meterle cuchillo y mira esas letras mientras cae en el sopor de la anestesia...

MaleNa dijo...

todo se desencadena cuando menos lo pensamos.

me hace recordar a un cuento de Cortazar, un paciente buscando su diagnostico sobre un posible tumor, le dicen benigno, cuando mira por debajo de la mesa, ve al medico con medias de nylon y tacos altos.

me dejo de hablar, buenisimo.


abrazos porteños

Regina Falange dijo...

La vida, ese enoreme dejavu que tan bien plasmas con tu pluma

Un abrazo de oso

Nestor dijo...

Mientras leía,ciertas imágenes subían a mi cabeza.
Recordé una pintura de Turner,maestro de "marinas".
Juzga tú mismo.

www.theartwolf.com/­10_seascapes_es.htm

Si decides que es un elogio de mi parte,estás en lo cierto.
Un abrazo
Nestor
(Has leído a A.Pizarnik?.le dediqué unas palabras)

Pansy dijo...

Pase a saludar ...

Un abrazo calido Maracayero

Pagana dijo...

El día que edite un libro con sus historias médicas, doc, se venderá como pan caliente.
Una mejor que la otra!

Un beso grande.

Eduardo dijo...

Vidas Pasadas... que interesante tema, y mexclado con la lógica y la razón actual, da para tantas historias, y más si se le agrega el toque médico que siempre distingue tus relatos y que me encantan por cierto.

Te debe gustar Robin Cook, seguramente...

Saludos y SUERTE!